Bienestar

El poder de la respiración y del frio, aprende el método Wim Hof

By: mundobiohacking

Win hof el hombre de hielo

Era la mañana de un domingo, en un paseo solitario por el parque, cuando Wim Hof, de 17 años, decidió sumergirse en el agua fría. Estuvo en el agua por no más de un minuto, pero la ráfaga de emoción que se canalizó a través de su cuerpo cuando el agua llegó a su torso fue suficiente para que él introdujera la práctica en su rutina diaria.

Hof fue consciente del impacto que el agua fría tuvo en su mente. Había estado atrapado dentro de su cabeza durante demasiado tiempo, el ruido de sus pensamientos no parecía cesar nunca y la depresión que lo seguía era agotadora.

Sin embargo, sumergido en el agua y temblando de frío mientras jadeaba por aliento, notó que su mente se había detenido.

Toda la charla incesante, el estruendo y la conmoción habían terminado. En cambio, el frío realineó el enfoque fuera de su mente hacia su cuerpo, despertando un profundo poder dentro de él mismo.

Los libros y los gurús, lugares en los que previamente había buscado soluciones, perdieron todo su significado al darse cuenta de que la información de otros carecía de vida. El frío había forzado a Hof a entender que su cuerpo estaba vivo e incluso entonces él intuitivamente sabía que todas las respuestas para su sufrimiento se escondían en lo profundo.

Hof repitió este ritual por los próximos veinticinco años sin decírselo a nadie. Cada día visitaba el mismo parque en Ámsterdam, con la misma piscina escondida detrás de un par de árboles, perfectamente posicionada de modo que nadie lo viera saltar al agua. Era su propio pequeño lugar de meditación y sanación.

Su cuerpo se ajustó gradualmente al frío y con el tiempo fue capaz de mantenerse en el agua por mucho más de lo que pudo la primera vez. Él recuerda cómo se sumergía y se acurrucaba en posición fetal, con su cuerpo quieto y silencioso mientras escuchaba las  vibraciones ambientales del agua.

La primera esposa de Wim Hof, madre de cuatro hijos, se suicidó en 1995. Hof tuvo que mantener el balance entre la presión emocional de una profunda tristeza y pesar junto a la responsabilidad de criar a sus hijos por su cuenta.

El dolor y la angustia causaron que Hof enfrentara el vacío dentro de él mismo y buscara un significado más profundo para su vida. Así que comenzó una misión para silenciar su pesar, y su búsqueda inició con el agua fría.

Años de exponerse a temperaturas heladas le habían enseñado que hay algo bastante especial en el acto de respirar. Había notado que después de algún tiempo practicando en el frío, su respiración se había fortalecido y se había vuelto mucho más profunda. Había desarrollado un mayor dominio de su respiración dado que tenía experiencia en resistir el impacto del frío.

Hof aprendió que este frío forzaba al cuerpo a respirar con fuerza para que atrajera más energía del interior. La sensación de poder y regocijo que experimentó estando sumergido en el agua fría, es el resultado de la adrenalina surgiendo alrededor del cuerpo. Notó que la adrenalina lleva a un cambio brusco de respiración, y usó esta lógica para desarrollar una técnica respiratoria capaz de imitar la respuesta del cuerpo mientras está sumergido en el frío.

Pasos para realizar la respiración

La primera fase de esta técnica implica 30 ciclos de respiración: inhala con fuerza llenando completamente los pulmones. Luego exhala liberando pasivamente la respiración, pero no exhalando activamente. Repite 30 veces este ciclo a un ritmo rápido y constante.

El cuerpo puede experimentar un cosquilleo normal o mareo. Podrías sentir una descarga de adrenalina. Esto es bueno. Después de completar todos los ciclos de hiperventilación controlada, toma una respiración profunda y déjala salir completamente. Luego de esto, contén la respiración lo más que puedas, y cuando sientas que tienes que respirar, haz una inspiración profunda, mantén el aire alrededor de 15 a 20 segundos y luego exhala.

El cuerpo puede  experimentar una sensación normal de aturdimiento. Este proceso se repite tres veces. Tómalo con calma al principio y asegúrate de ver algunos de los videos educativos de Wim Hof antes de intentarlo.

Otra inspiración para esta técnica respiratoria, aparte del frío, proviene de la meditación Tummo. Uno de los usos de la meditación es generar un calor interno y desbloquear lo que se describe como una energía en espiral en la base de la columna vertebral. La meditación busca activar la energía en los chacras a través del cuerpo y usar entonces esta energía para un propósito específico.

Aguantar la respiración y respirar profundamente son los componentes clave de esta práctica, que permite a la energía acumularse con cada repetición, generando calor interno. Es por esto que Tummo significa la feroz diosa del calor y la pasión en la tradición budista tibetana.

Muchos de nosotros somos inconscientes de que solo tomamos pequeños sorbos de aire que se pegan justo debajo de la garganta, y así recibimos la misma energía igual a la que atraemos. Wim Hof entendió que cuanto más oxígeno podemos reunir y mantener en nuestros cuerpos, este se vuelve más poderoso.

Respira apropiadamente y los niveles de oxígeno en los tejidos se elevan y la adrenalina inunda el cuerpo, otorgando una fuerza que no sabíamos que teníamos. Él aprendió de esta lógica a través de su práctica de sumergirse en el agua fría. La técnica de respiración de Hof, entonces, ayuda a atraer más oxígeno del que usualmente se necesita y estimula el sistema nervioso automático.

La adrenalina incrementa la fuerza, la conciencia, el ritmo respiratorio, la energía y la temperatura corporal. Si puedes controlar tu adrenalina, como dice Hof, puedes controlar tu cuerpo.

La comodidad del mundo actual merma la energía interna

Wim Hof se dio cuenta del tremendo potencial de los niveles elevados de oxígeno. La exposición al frío ahora se convirtió en una prueba que demostraría este potencial al mundo. Los dos elementos, el frío y la respiración, se unirían para formar lo que se conoce ahora como el “Método Wim Hof”.

Ambos componentes son tan vitales como el otro. Hof escribe que la vida moderna se ha tornado demasiado cómoda; el cuerpo ya no está siendo estimulado y como resultado, todo el potencial de nuestra respiración se ha acortado, ya que nos hemos desconectado de las fuerzas internas.

Nos protegemos del frío, la lluvia y disponemos de aire acondicionado para cuando hace calor. Nuestros sistemas nerviosos son débiles y, como asevera Hof, incluso se están atrofiando, ya que el cuerpo nunca se prueba en contra de nada fuera de sí mismo.

Esta negligencia ha enfocado toda la energía dentro de nuestras mentes, y nuestra principal perspectiva de nosotros mismos ha llegado a ver el cuerpo como un mero vehículo para el cerebro. El frío, entonces, es crucial para realinearnos con nuestro núcleo más profundo, fortaleciendo la conexión olvidada entre la mente y el cuerpo.

Hof se planteó probar su método a través de una serie de desafíos extremos. En 2007, Wim Hof ​​escaló el Monte Everest usando nada más que un par de pantalones cortos y zapatos. No llegó a la cima, pero solo porque sufrió una lesión en el pie, la misma que lo había molestado en el pasado.

En 2009, alcanzó la cima del monte Kilimanjaro, la montaña más alta de África (5.895 m), de nuevo vistiendo solo un par de pantalones cortos. Ha corrido un maratón en el Ártico, batió el récord de resistencia al hielo (1 hora, 52 minutos y 42 segundos) y ha corrido otro maratón en el desierto de Namibia bajo un calor extremo y sin beber agua durante toda la duración de la carrera. En total, Hof posee veintiséis récords mundiales.

Wim Hof comparte sus conocimientos y experiencias al mundo

Claro, el método de respiración de Hof parecía estar funcionando. Pero la comunidad científica estaba escéptica, rechazándolo como un “fenómeno de la naturaleza” que no merecía la atención de los profesionales. Hof quiso compartir lo que había aprendido con el mundo y una de las primeras cosas que necesitaba hacer era buscar científicos que estuvieran dispuestos a poner su método bajo investigación.

La oportunidad se presentó en 2012 cuando Hof afirmó que podía controlar su sistema inmunológico con su método de respiración. Al concentrar la adrenalina y la energía en el sistema inmune, decía Hof, se puede aumentar la fuerza de la reacción de tu cuerpo a cuerpos extraños. Este es el mismo proceso como el que usó para generar calor en la cima del Monte Kilimanjaro.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad Radboud en los Países Bajos inyectaron a Hof una toxina que normalmente causa una respuesta del sistema inmune, incluyendo fiebre y malestar. Hof se mantuvo imperturbable durante todo el procedimiento y los investigadores se sorprendieron cuando los resultados mostraron que la toxina había sido limpiada de su torrente sanguíneo. De nuevo, la etiqueta “un hecho aislado” circuló en la comunidad científica.

Frustrado, Wim Hof enseñó su método a otros doce sujetos en Polonia y les hizo pasar por el mismo procedimiento en 2014.

Los resultados fueron los mismos; cada paciente fue capaz de combatir la toxina de forma mucho más efectiva que la persona común que no ha aprendido el ejercicio de respiración. La gente finalmente comenzó a girar la cabeza.

Hof también ha despertado la curiosidad de las celebridades

Scott Carney, un periodista de investigación, viajó a Polonia en 2011 para reunirse con Wim Hof ​​como una asignación para Playboy. Sus intenciones de conocer a Hof eran exponerlo como un charlatán porque sus afirmaciones parecían ser demasiado buenas para tener un fundamento basado en hechos detrás de ellas.

Sin embargo, después de un corto período de tiempo, Carney aprendió a realizar proezas similares a Hof y fue capaz de escalar el monte Kilimanjaro usando solo un traje de baño. Carney estaba tan convencido que escribió un libro “Lo que no nos mata” detallando su viaje con Wim Hof. Es un libro fascinante y recomendado a cualquiera que esté interesado.

Hof ahora pasa su tiempo enseñando su práctica a otros en los Estados Unidos y Europa. Está en el proceso temprano de desarrollo, pero Hof espera que algún día se convierta en parte del discurso científico.

Él verdaderamente cree que su método puede ayudar a aliviar mucho del sufrimiento en el mundo. Esto incluye la ansiedad y la depresión, que pueden ser interpretadas como síntomas de la indiferencia generalizada por la naturaleza y nuestros cuerpos en Occidente.

_____

Si te interesan los métodos de entrenamiento alternativos como este, te recomendamos leer el siguiente artículo: HIIT: lo que necesitas saber para iniciar tu Entrenamiento de Intervalos de Alta Densidad

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 + cinco =